28 octubre, 2020
Notas Obreras

PUBLICACIÓN MARXISTA EN LA RED

Política nacional

No saben - No responden

Identidades de los desavenidos polos del Polo

En las últimas semanas el país ha presenciado cómo se agudiza la reyerta de las dos mayores facciones del Polo Democrático Alternativo.

“Un nuevo amanecer” cargado de tormenta

Al impulso de los titulares de prensa y de los discursos, Colombia está envuelta en las fumarolas de “la unidad nacional”, que de manera tan pomposa anunciara Juan Manuel Santos.

El camino al infierno está colmado de Santos y Angelinos

Los Santos y angelinos prometen un futuro paradisiaco de convivencia y acuerdo, de prosperidad para todos. La gran prensa, los distintos partidos políticos, oficialistas y de oposición, los comentaristas, los académicos interesados y los interesados sin academia han corrido a sumarse a la vocinglería de la unidad nacional de Juan Manuel Santos.

Triunfo no santo

La llamada ola verde resultó, en buena medida, espuma, y su candidato, el profesor Mockus, demostró una curiosa capacidad para espantar seguidores con sus planteamientos en cada aparición pública. Todo indica que el 20 de junio se ratificarán los resultados de la primera vuelta. Sobre las firmas encuestadoras quedaron grandes interrogantes y hacia el futuro será muy difícil volver a creer en la seriedad de la que se ufanan.

Mockus el prestidigitador (II)

Con la propuesta de pasar de la Seguridad Democrática a la “Legalidad Democrática” y con el impulso de los medios, el profesor Mockus ha despertado el fervoroso entusiasmo de la clase media de los centros urbanos, en especial de la juventud, y promete poner fin a un período en el cual Uribe, otro santón, instauró un reinado antipatriótico, tiránico y corrupto bajo la premisa de que todo valía con tal de liquidar a la guerrilla.

Los positivos de Santos el continuador

En el colmo del cinismo Santos pregona que no cesará en la defensa de las políticas de derechos humanos y que hará un “ejercicio moral del poder”. Promesa que más parece una humorada de mal gusto dadas sus ejecutorias, citadas aquí apenas por encima.

Mockus, el prestidigitador (I)

En la presente contienda, por primera vez, Mockus representa a un partido político. Cuando él, Peñalosa y Garzón se juntaron lo hicieron porque estaban identificados pues la política que habían desarrollado desde la alcaldía de Bogotá durante 13 años había sido una sola: la entrega de la ciudad al capital monopolista.

Tejemanejes en el camino de la sucesión

La clase obrera debe afirmar su convicción de que nada beneficioso para ella puede esperar de los tejemanejes que se urden por lo alto y que su suerte depende, no sólo de su organización y de su brega cotidiana, sino también, de su capacidad para desenmascarar a los apuntaladores del régimen de esclavitud prevaleciente.

El fallo de la Corte: la “encrucijada del alma” se definió en Washington

Todos a una, reeleccionistas y anti reeleccionistas, se deshicieron en rendidas protestas de respeto a la sentencia y a los sentenciadores. Desde los más furibundos uribistas hasta los más enconados opositores adujeron que las instituciones salían indemnes de la crucial prueba.

José Obdulio, el inquisidor

Por Francisco Cabrera

Con el título de El trono moral, José Obdulio Gaviria, el plumífero oficioso de Palacio, escribió en tres partes su habitual diatriba inquisitorial en las páginas editoriales del diario El Tiempo y con ellas despidió el 2009 y recibió el 2010.