6 agosto, 2020
Notas Obreras

PUBLICACIÓN MARXISTA EN LA RED

Tag: paro nacional

Superemos las inconsecuencias que le facilitan al régimen burlar el gran movimiento popular en marcha

El estallido social que comenzó el 21 de noviembre tiene su causa profunda en el rechazo a las privatizaciones, que el senador Robledo promete mantener; ahí estriba el antagonismo entre sus programa y la actual efervescencia popular. El robledismo impone que las marchas y “paros” se constituyan en desfiles ordenados, alegres y coloridos y morigera las reivindicaciones para que no pongan en riesgo la economía de mercado y los negocios, y los dueños de estos le retribuyen abriéndole páginas y micrófonos, cámaras y programas.

¡Preparemos sin vacilaciones el Paro Nacional del 21 de noviembre!

Las vacilaciones amenazan el éxito de las tareas y llevan a los asalariados a una catástrofe. Ahora que se aprobó ripostar con el paro, se requieren audacia y coraje y no quejumbres dizque por falta de condiciones. El relativo reflujo de las luchas no es un inamovible. Las masas están dispuestas a combatir.

Respaldemos y aprendamos de la valerosa lucha del pueblo ecuatoriano

Luchamos contra los mismos enemigos y defendemos las mismas reivindicaciones: impedir que los agiotistas se enriquezcan más y más a costa de la miseria de los asalariados y demás gentes laboriosas.

¡Sí al paro, no a la “concertación”!

Si queremos que sea un paro efectivo y no una marcha, debe concentrar todos los esfuerzos de los dirigentes y activistas en sus regiones al frente de los sectores que influencian. De otra parte, lamentamos que no exista acuerdo sobre la no concurrencia de las centrales a la Comisión de Concertación con el fin de presentar allí su paquete de reformas que arrasan con los derechos que aún le quedan a los trabajadores.

La inconformidad popular necesita más vapor, no una válvula de escape

Si se quiere enderezar el rumbo de la nación es imperioso avivar la llama de la rebeldía, aumentar su presión, concentrar los vapores que propulsan la máquina del descontento, evitar que se escapen y se enfríen. En estas páginas somos partidarios de que estalle la indocilidad contra la injusticia, de que no se congele el espíritu de lucha.