Este 11 noviembre, los trabajadores del hospital San Juan de Dios de Zipaquirá iniciaron un paro general con el propósito de impedir la liquidación de la entidad. La inmensa mayoría del personal, con el apoyo de un nutrido grupo de usuarios, dio comienzo a la huelga en las horas de la madrugada y, exceptuando las urgencias, se suspendió la prestación de todos los servicios. Mientras que muchos funcionarios mantenían el control sobre las diferentes puertas de acceso, centenares marcharon a la Alcaldía municipal a entonar consignas contra la desalmada política de feriar las instituciones de salud.

Los zipaquireños han visto cómo el gobernador Andrés González se ha negado al diálogo y se obstina en despedir a cerca de 400 empleados, entre médicos, enfermeras y administrativos, para posteriormente privatizar la entidad. En las distintas reuniones con las autoridades departamentales, los voceros del movimiento han demostrado que el propio gobierno del departamento adeuda más de 2000 millones al San Juan de Dios con lo que lo ha reducido a una situación deficitaria. Andrés González y las EPS han incumplido con más de 7000 millones de pesos, y por ello son los culpables de las dificultades financieras de esta entidad hospitalaria. Se trata de un complot para satisfacer los apetitos de algunos pulpos de la salud. Además de los trabajadores, el pueblo sufrirá las consecuencias con el encarecimiento de las consultas, terapias y otros servicios y el deterioro de ellos.

Dirigentes de numerosos barrios y de municipios aledaños han planteado la necesidad de llevar adelante un paro cívico para dar al traste con el siniestro propósito de este gobernador neoliberal. Notas obreras llama a las organizaciones populares y sindicales a respaldar decididamente esta justa batalla y a hacer de ella un primer gran paso para frenar el cierre y la privatización de la salud pública, pues ya el mandatario de Cundinamarca anunció medidas contra los hospitales de Fusagasugá, la Vega, Villeta, Guaduas y San Juan de Rioseco, entre otros.

Notas obreras, noviembre 11 2009.