Por Centauro

Muchos expertos cuestionaron la decisión de la Organización Mundial de la Salud, OMS, de elevar a nivel 5 la alerta ante el virus A/H1N1, más ahora que se declara la pandemia, el nivel 6. Germán Velásquez, colombiano funcionario de esta institución, en declaraciones a El Tiempo (1) señaló que "la gripa A es bastante benigna y con poco riesgo de muerte". Para comparar: en África Subsahariana se produce el deceso de un niño cada 30 segundos y en el mundo más de 1 millón por culpa de la malaria; a causa de la gripe estacional, a nivel mundial se contagian entre 3 y 5 millones de personas al año y 500.000 de ellas fallecen; alrededor de 3 millones de personas al año perecen por diabetes (2). Además, muchas de las muertes se deben a la falta de atención y cuidados pertinentes, como en los dos casos colombianos de defunciones por la gripa. Estas cifras demuestran que hay otras enfermedades más peligrosas a las que no se ha prestado la atención debida. Empero, no estamos declarando que no se deba hacer esfuerzo preventivo alguno, pues así se permitiría la proliferación del virus, que empeoraría la situación.

La campañas de prevención de los gobiernos nacional y distrital de Bogotá contemplan síntomas tales como: "tos, estornudo, malestar general, temperatura superior a 38 grados, dificultad para respirar y, en casos excepcionales, diarrea y/o vómito" (3), cuadro que sufrimos miles de parroquianos cada año, bueno, algunos todo el año. Por lo tanto, cualquier resfriado se cataloga como sospechoso, es decir, la gripe está bajo "conmoción interior". Las cifras de la OMS, que no presentan tan elevado crecimiento, han alcanzado los 52.160 contagiados y 231 muertos (4), guarismos que nos permiten sospechar que se ha promovido el pánico. Lo que sí queda en evidencia es la calamitosa situación del sistema de salud de México, ya que de 7.624 contagiados han fallecido 113 personas, mientras que en los Estados Unidos, donde se presentan múltiples quejas por la mala atención en salud, los decesos han sido 87 de un total de 21.449 contagiados, o en Australia, en donde el esparcimiento del virus se torna autóctono, de 2.436 casos solo hay una muerte reportada.

El manejo dado al problema a través de los medios de comunicación ha servido para distraer a la población de los efectos de la actual crisis económica y social y así contrarrestar el surgimiento o aumento de la protesta, previsible ante hechos como los que se presentan en los Estados Unidos, en donde se pierden más de 600.000 empleos al mes, a más de 5 millones de personas les ha sido embargada la vivienda y algunas han tenido que ir a vivir en carpas; o los problemas que vivimos a diario en Colombia, como los vergonzosos "falsos positivos", el timo de la política pensional, el aumento constante de la pobreza, etc. Naturalmente, la inconformidad se eleva, por lo que es conveniente para los gobernantes mantener un chivo expiatorio que obstaculice la concienciación de la sociedad. Tarea en la que desempeñan un papel criticable los medios de comunicación al divulgar las informaciones de manera espectacular.

Por otro lado, una de las formas para mantener la rentabilidad del capital es creando una burbuja especulativa tras otra. Ahora son las farmacéuticas las ganadoras. ¿Será que la demora de las autoridades mexicanas y de las organizaciones de salud en hacer público el brote, y después en combatirlo, tiene relación con esto? El 19 de mayo de este año los dirigentes de la OMS y la ONU se reunieron con más de treinta productores de vacunas y plantearon una producción cercana a 5.000 millones de dosis, la más grande de la historia. Los gobiernos son los encargados de la compra de éstas, por lo que la OMS, "junto con las Naciones Unidas y otros miembros de la comunidad mundial,... debería encontrar mecanismos de financiación innovadores que garanticen que a los países en desarrollo no se les deniegue el acceso a las vacunas por falta de medios" (5). Nuevamente se sujetará a los gobiernos para que cumplan las exigencias y les entreguen la riqueza a entidades como el UNITAID (unidad de ayuda internacional para acceso a medicamentos), la alianza GAVI (fondo de filántropos y gobiernos para el desarrollo de vacunas) y el Banco Mundial, instituciones involucradas en las negociaciones.

El manejo irresponsable de los medios de comunicación y de las autoridades ha fomentado el rechazo a los supuestos portadores. Como ejemplos tenemos: la negativa de venderle víveres al hijo de la primera víctima mortal en Colombia, la misma a quien la EPS le había negado la atención oportuna; el casi linchamiento de los ocupantes de un bus chileno que arribó a la provincia de Mendoza en Argentina, al ser conducidos a un centro de salud local, después de que en un control aduanero se detectara a un pasajero con los síntomas de gripa; propuestas como la del legislador argentino Daniel Cassia de "cerrar las fronteras de todo el país con Chile, en especial la de Mendoza, como se hizo con México"; o la xenofobia generalizada hacia los mexicanos. Lo mismo viene sucediendo con los portadores del SIDA y enfermos de cáncer, entre otros.

Adicionalmente, es necesario dejar de actuar de manera coyuntural. Podemos recordar el síndrome de las vacas locas, la gripe aviar y las medidas correspondientes para contrarrestarlas, que pasaron de moda. También está el caso de los sobres con ántrax, utilizado para causar terror y así justificar medidas militaristas.

Por último, están en circulación dos hipótesis sobre la causa de la epidemia. Una de ellas es la de un esparcimiento por parte de laboratorios norteamericanos (6) y la otra, la dispersión del virus desde una granja de cría de cerdos en el sur-oriente Mexicano. Otros documentos del Global Research señalan que las Granjas Carroll de México (GCM), dedicadas a la cría y sacrificio de cerdos, de propiedad de la americana Smithfield Farm en un 50%, son el foco del virus. Estas granjas, ubicadas en el poblado La Gloria del estado de Veracruz, usan métodos intensivos para mantener tasas anuales de sacrificios cercanas a los 950.000. El manejo irresponsable de las altas cantidades de excremento, orina y demás desperdicios resultantes de dicha actividad, dicen las autoridades de salud locales según investigaciones preliminares, ha permitido la proliferación del vector de la enfermedad, una clase de mosco que se incuba en dichas lagunas. Ya existían antecedentes. Se habían realizado fumigaciones en el pueblo para eliminar los enjambres de moscas provenientes de las lagunas a cielo abierto, pero no se asociaban con GCM; ya se tenía conocimiento sobre el brote del virus desde principios de abril; y los vecinos habían instaurado quejas por el hedor que provenía de ellas. Por otro lado, la compañía Smithfiled fue multada con $12.3 millones de dólares en 1997 por violar las leyes estadounidenses de aguas limpias. Dice Global Research "Tal vez, ellos se ubicaron en una remota población rural mexicana para gozar de una regulación laxa donde no necesitaran preocuparse por violaciones a cualquier ley de aguas limpias". En parte, el cambio de la denominación de gripa porcina a influenza A/H1N1 busca evitar esta clase de relaciones, y mantener las malas prácticas de producción de alimentos de este tipo de compañías fuera de la vista de los consumidores.

NOTAS

1. La nueva influenza es la gallina de los huevos de oro. El tiempo. 17 de Mayo.

2. Organización Mundial de la Salud.

3. Tomado de volantes de campaña. El subrayado es mío.

4. Las cifras corresponden a la actualización número 52 que emitió la OMS el día 22 de junio.

5. Tomado de la página de la OMS. Los máximos dirigentes de las Naciones Unidas y la OMS se reúnen con los fabricantes de vacunas. 19 de mayo. El subrayado es mío.

6. Para seguir esta hipótesis, consultar Global Research, abril 20. Paul Joseph Watson.