El Gobierno Nacional declaró la emergencia social con el repetido argumento de la crisis financiera del sistema de salud. En su opinión los recursos no alcanzan porque el gasto ha aumentado mucho más que los ingresos de modo que el sistema se ha tornado inviable. En consecuencia, para resolver el problema, impuso una serie de normas dirigidas a incrementar los recursos y controlar el gasto. Sin embargo, los argumentos que sustentan la emergencia son equivocados y las consecuencias de la aplicación de las nuevas medidas resultan nefastas para la salud de la población. De ahí que, es necesario ir al fondo del problema y proponer una nueva organización del sistema de salud.

Ver la carta en la página de la Red Colombiana de Investigación en Políticas y Sistemas de Salud