Proyecto de declaración que fue presentado por estudiantes de la Universidad Pedagógica y de la Universidad de Antioquia a los delegados a la MANE que expresaron su desacuerdo con la táctica y los métodos adoptados en el encuentro del 12 y 13 de noviembre.

 

  1. El el paro nacional universitario ha alcanzado importantes avances que se pueden resumir en los siguientes puntos:
    • La participación masiva del estudiantado en todas las ciudades del país;
    • El apoyo de amplios sectores de la población colombiana;
    • El desarrollo de movilizaciones que constituyen un hito histórico por su carácter masivo
    • El haber desenmascarado el carácter neoliberal y privatizador de la política educativa del gobierno de Santos
    • El anuncio del retiro del proyecto de ley 112
    Las marchas multitudinarias del pasado 10 de noviembre y la simpatía de la opinión nacional demuestran que el movimiento estudiantil se encuentra en ascenso y que el régimen enfrenta dificultades por el creciente descontento popular, que se vive en Colombia y también en diferentes países alrededor del mundo. Ante esta situación, es indispensable garantizar algunas conquistas básicas antes de levantar el paro para evitar la desmoralización y la desbandada del movimiento.
  2. Si bien el anunciado retiro del proyecto de ley constituye el logro de un importante objetivo de la lucha, esto no es suficiente para que se levante el paro nacional, sino que es necesario mantenerlo hasta alcanzar por lo menos los siguientes puntos:
    • Que el gobierno Nacional se comprometa al retiro de hecho del proyecto 112, ya que hasta ahora hay sólo un anuncio, y a no presentarlo de nuevo al Congreso,
    • Que dé garantías democráticas, tales como desmilitarización de las universidades, la puesta en libertad a los estudiantes detenidos y el cese de los procesos legales contra ellos;
    • Que el gobierno se comprometa a establecer una mesa que permita la construcción de un nuevo proyecto del ley que asegure autonomía universitaria, financiación estatal suficiente y un carácter científico, soberano y al servicio del pueblo tanto de la docencia como de la investigación, que se elabore con estudiantes, profesores y trabajadores
    • Que, mientras se construye dicho nuevo proyecto, el gobierno debe incrementar, sin condiciones, en varios puntos porcentuales los aportes de la nación a las instituciones públicas de educación superior y hacer abonos sustanciales a la deuda presupuestal.
  3. Las llamadas organizaciones tradicionales concurrieron a lV Encuentro de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil, MANE, con un afán incontrolado de levantar el paro nacional, para lo que acudieron a toda clase de maniobras antidemocráticas, insultos y hasta agresiones físicas.

A lo largo del Encuentro, los estudiantes independientes reclamaron que se establecieran unas condiciones mínimas claras para el levantamiento del paro y exigieron que se llevara a cabo la consulta a todo el estudiantado mediante la realización de asambleas en las universidades del país y, luego, en una reunión extraordinaria de la MANE se tomara una determinación al respecto.

La actitud de las organizaciones que usurparon la dirección de la MANE consistió en imponer mediante el voto de sus activistas las diferentes determinaciones, con lo cual se desconoce el poder de las asambleas estudiantiles. Ante el ambiente hostil, las provocaciones y la antidemocracia, y, principalmente para no ser partícipes de una traición, estudiantes de las universidades que se enumeran abajo, se retiraron del evento

Convocamos al estudiantado colombiano a continuar el paro nacional hasta que se cumplan al menos los requisitos arriba enumerados y a impulsar la construcción de un proyecto de educación que satisfaga las aspiraciones de la comunidad universitaria y del pueblo colombiano.

Llamamos a las organizaciones tradicionales a no entregar esta lucha histórica y a deponer su actitud hegemonista y antidemocrática. Las decisiones en la MANE deben tomarse por parte de los delegados elegidos por las asambleas de las universidades y no por los comités de aplausos de las agrupaciones políticas. Sobre estas bases debe iniciarse un proceso para evitar la división del movimiento estudiantil que están provocando tanto la actitud claudicante como los procedimientos arbitrarios.