Carta del frente. Alexander Laktionov

La Revolución Rusa es un hecho histórico que dejó lecciones importantes para la construcción de una sociedad completamente nueva, la sociedad socialista. Al revisar el camino recorrido por los habitantes de Rusia para conquistar el triunfo y, a partir de allí, edificar una sociedad floreciente en todos los aspectos, se encuentra que esto sólo fue posible a través de la interpretación de las ideas de Marx y su aplicación al análisis de la realidad rusa. Con base en esto los bolcheviques, con Lenin a la cabeza, hicieron un fuerte trabajo político para que el grueso de la población, que vivía en condiciones oprobiosas, en una sociedad feudal y ceñida a las ideas ortodoxas del zarismo, comprendiera su situación y se levantara contra el régimen imperante, rompiendo las cadenas del sometimiento y demostrándole al mundo que un sistema económico distinto al capitalismo era posible, que el comunismo era la opción de los oprimidos en el mundo.

Lenin, el genial conductor de la Revolución de Octubre

Este siete de noviembre (25 de octubre en el antiguo calendario) se celebra el centenario de la Revolución Bolchevique, en la cual los obreros, campesinos y soldados tomaron el poder en Rusia y, por primera vez en la historia, lograron consolidar un Estado bajo su mando y producir cambios profundos en la sociedad, de modo que los humildes tuvieron la primacía y les pusieron coto a los abusos de los magnates. Ya antes, en la Comuna de París, los asalariados habían intentado derribar la dictadura de los opresores y establecer un gobierno proletario, pero esta hazaña duró poco tiempo y sucumbió —no sin dejar fructíferas lecciones a los futuros luchadores— ante el embate de las burguesías francesa y alemana, quienes se hacían la guerra, pero se coligaron para castigar la osadía de las gentes laboriosas. La influencia de los bolcheviques dejó profunda huella en todos los acontecimientos del siglo XX y hoy continúa sintiéndose su prestigio, ya en el aborrecimiento de los enemigos de los pueblos, ya en la admiración de los amantes del progreso y de los oprimidos conocedores de este acontecer.

 Revolución Rusa - Lenin

El 25 de octubre de 2017, de acuerdo con el calendario juliano (7 de noviembre, calendario gregoriano, de uso actual), el mundo celebra el Centenario de la Revolución Rusa, que fue, sin duda, no sólo el hecho más importante del siglo XX, sino que tiene una gran trascendencia histórica para la humanidad. En esta revolución, dirigida  por Lenin y su Partido, el Bolchevique, por primera vez en la historia de la humanidad los obreros y campesinos tomaron el poder, derribaron la dictadura del Zar, de la aristocracia y de los capitalistas; se convirtieron en el principal baluarte contra la opresión y transformaron un país monárquico y atrasado en uno moderno e industrial. Los trabajadores dejaron su impronta y protagonizaron una gesta que al mundo del Siglo XXI todavía asombra. Estudiarla, comprender sus lecciones es de primera importancia para la lucha de los pueblos del mundo. 

rusia domingo sangriento
Marcha del 22 de enero de 1905, día conocido como el domingo sangriento

En los meses previos a los gloriosos acontecimientos de octubre de 1917 [1], cuando la clase obrera erigió el socialismo por primera vez en un país, Rusia, el más vasto de la tierra, el magnífico líder de este proceso, Vladimir Ilich Ulianov, Lenin, señaló varios factores que habían hecho posible el derrocamiento de la centenaria satrapía zarista, el establecimiento de un gobierno provisional de la burguesía y de un Soviet (Asamblea) de diputados obreros y soldados en San Petersburgo, hechos que dieron comienzo a la revolución y que acaecieron en febrero de ese año. Poco antes de partir para Rusia, desde Suiza, en donde se hallaba exiliado, en el primero de sus cinco artículos conocidos como Cartas desde Lejos, de comienzos de marzo, planteó:

¿Cómo ha podido producirse el “milagro” de que sólo en 8 días —según ha afirmado el señor Miliukov [Ministro de Exteriores del Gobierno Provisional burgués] en su jactancioso telegrama a todos los representantes de Rusia en el extranjero— se haya desmoronado una monarquía que se había mantenido a lo largo de siglos y que se mantuvo, pese a todo, durante tres años —1905-1907— de gigantescas batallas de clases en las que participó todo el pueblo?

Tajante, respondió: “Ni en la naturaleza ni en la historia se producen milagros”, y añadió: los “virajes bruscos” que esta ofrece, las revoluciones, tienen un contenido tan rico, presentan “combinaciones tan inesperadas y originales formas de lucha y de correlación de fuerzas que muchas cosas les parecen milagrosas a las mentalidades de la pequeña burguesía.”

PolicarpaNotas Obreras ha querido unirse a la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora recordando a las heróicas mujeres que jugaron destacado papel en la gesta emancipadora contra el yugo español hace 200 años.