Carlos MarxEl Manifiesto del Partido Comunista, escrito por Carlos Marx y Federico Engels entre 1847 y 1848, ha tenido el más sorprendente éxito de ventas en la Feria del Libro que se realiza en Madrid, España. Se trata de una edición publicada por la editorial Nórdica e ilustrada por Fernando Vicente. El diario El País registró el hecho bajo el título Un fantasma vuelve a recorrer Europa y relaciona el extraordinario fenómeno con la crisis que sacude al Viejo Continente.

Que una obra aparecida hace 164 años suscite nuevamente el interés de los lectores como lo hace El Manifiesto entre el público español, no sólo es una bofetada a los teóricos burgueses que se han esforzado por proclamar que el marxismo está muerto y enterrado, sino que, por el contrario, constituye una demostración de su vigencia, en momentos en los que ninguna de las pócimas formuladas por los economistas al servicio del capital —algunos de ellos galardonados con el premio Nobel—, ensayadas una tras otra, han logrado curar los quebrantos del capitalismo. Las naciones de la Zona del Euro y los Estados Unidos no logran recuperarse después de las sacudidas sufridas por la crisis provocada por los especuladores financieros en 2008 y hoy existe la amenaza  de turbulencias aún mayores en la economía mundial. España es el país que en estos momentos se encuentra en el ojo del huracán.

Los sufrimientos que acarrea a los pueblos la gula capitalista, con el acrecentamiento del desempleo, de la explotación y el despojo, hacen que éstos vuelquen sus ojos hacia la obra de los dos geniales maestros de la clase obrera y se convenzan de que no tienen más remedio que la revolución y que, como dicen las palabras finales de El Manifiesto, “los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar.”