Por Mila Vondalova
Traducción del inglés de Centauro

"Subsidio de chatarrización", éste es el nombre de la nueva medicina para la declinante industria automotriz del Viejo Continente. Gracias a ella se frenarían las pérdidas de las ensambladoras y aumentarían las ventas de automóviles nuevos que, en febrero de este año, cayeron un 18,3% respecto al mismo mes del año anterior.

En los países europeos existen diversos subsidios para comprar automóvil, los cuales van desde €600 hasta €2.500:

  • En Francia la gente recibe €1.000 a cambio de la entrega de su vehículo de más de diez años de uso. Un tercio de las ventas de carros nuevos fue apoyada con este subsidio.
  • El gobierno alemán apropió la suma de €5 mil millones para este propósito, de los cuales se ofrecen €2.500 por cada carro con más de 9 años de antigüedad.
  • La República Eslovaca destinó €55,3 millones de euros para subsidios de €2.000 cada uno, que se aportan por mitades entre el gobierno y los distribuidores.
  • En Austria el subsidio es de €1.500, repartidos también entre el gobierno y los vendedores. Allí se presupuestaron con este fin €22,5 millones.

De los 27 países de la Unión Europea sólo 10 (Alemania, Francia, Chipre, Italia, Luxemburgo, Holanda, Portugal, Rumania, España y Austria) han introducido la mencionada donación. Los expertos piensan que con ella, en contra de los pronósticos, las ventas se incrementarán en alrededor de 7 por ciento. En el pasado también era frecuente que las compañías dieran descuentos a cambio de los autos viejos, pero ahora el subsidio podría ser más efectivo ya que la gente compra más impulsada por la publicidad en los medios de comunicación. Aunque los concesionarios le dieron la bienvenida a la idea son un poco pesimistas sobre sus efectos.

Las variaciones en las ventas de autos en febrero de 2009 con respecto al mismo mes del año anterior fueron:

 

ALEMANIA*

21,5%

POLONIA

7,3%

LUXENBURGO*

0,3%

REPÚBLICA CHECA*

- 7,7%

FRANCIA*

- 13,2%

GRAN BRETAÑA

- 21,9%

ITALIA*

- 24,4%

HUNGRÍA

- 46,4%

ESPAÑA*

- 48,8%

RUMANIA*

-66,5%

ISLANDIA

- 83,6%

 

 

Tomado de: http://aktualne.centrum.cz/ekonomika/doprava/clanek/phtml?id=631882.

*Países en los que existe el subsidio. En España, Portugal, Italia y Austria, éste empezó a operar más tarde por lo que sus efectos aun no pueden verse claramente.

Todo parece indicar que los subsidios de chatarrización no darán resultados. Esto se debe a que los consumidores usan grandes montos de dinero para la compra de vehículos nuevos, que revenden luego de pocos años de servicio. Así, las ventas al comienzo se incrementarán notablemente, pero luego, dados los años de antigüedad requeridos para acceder al apoyo, caerán más profundamente que antes de la crisis y su recuperación tomará un mayor tiempo. La industria automotriz requiere de largos períodos de estabilidad para mantener el equilibrio.

En la República Checa hay tres grandes compañías productoras de carros. Skoda Autos, propiedad de la alemana Volkswagen; TPCA, que ensambla para Toyota, Peugeot y Citroen vehículos pequeños y de bajo costo; y Hyundai. Actualmente Skoda Autos trabaja apenas seis días a la semana; mientras que Hyundai ha incrementado la producción y TPCA está funcionando a plena capacidad, en vista de que las ventas de carros pequeños se han incrementado debido a sus muy bajos precios.

Los políticos checos están debatiendo acerca de la conveniencia del subsidio, que rondaría las 30.000 coronas cada uno (unos €1.100). El gobierno no ha definido una política al respecto, básicamente por la cercanía de las elecciones presidenciales, que se realizarán en octubre de este año. Los populistas están de acuerdo en ponerla en vigencia antes de los comicios. Pero los ortodoxos sostienen que el país necesita más competencia y políticas de mercado, y que el subsidio de chatarrización es el camino al infierno. Los otros responden que tal postura no es más que una deformación de la economía y presionan por el gasto presupuestal. Los neoliberales replican que las concesiones a un sector significan un castigo para los demás.

Los mencionados auxilios presupuestales pueden ser pan para hoy y hambre para mañana. Cualquiera que sea el resultado de su aplicación ha de tenerse en cuenta que estos son los aprietos en los que están metidas las economías a causa de las maniobras especulativas de Wall Street, a las cuales deberá ponérseles freno.