Bachelet rima con pinochet En sus consignas los alumnos de secundaria compararon certeramente a Michelle Bachelet con Augusto Pinochet

Por Francisco Cabrera
Cientos de miles de escolares de secundaria protagonizaron la más imponente batalla estudiantil que recuerde la historia de Chile. Los pingüinos, como se los llama por el parecido que sus uniformes les dan con las graciosas aves, quieren que se derogue la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza, LOCE, heredada de la dictadura de Pinochet y piden cambios profundos que igualen la calidad de la educación de los colegios públicos con la que tienen los colegios privados de las clases altas; exigen que no se cobre al presentar la Prueba de Selección para la Universidad (PSU) y transporte gratuito para los estudiantes de los estratos bajos.

Las movilizacionesEn sus consignas los alumnos de secundaria compararon certeramente a Michelle Bachelet con Augusto Pinochet

Por Francisco Cabrera

Cientos de miles de escolares de secundaria protagonizaron la más imponente batalla estudiantil que recuerde la historia de Chile. Los pingüinos, como se los llama por el parecido que sus uniformes les dan con las graciosas aves, quieren que se derogue la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza, LOCE*, heredada de la dictadura de Pinochet y piden cambios profundos que igualen la calidad de la educación de los colegios públicos con la que tienen los colegios privados de las clases altas; exigen que no se cobre al presentar la Prueba de Selección para la Universidad (PSU) y transporte gratuito para los estudiantes de los estratos bajos.

 

El movimiento

Cientos de miles de escolares se movilizaron en todo ChileDirigidas por la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios, ACES, las movilizaciones comenzaron en Santiago el 10 de mayo y rápidamente se extendieron por todo el país. El 18 se repitieron las marchas cada vez más multitudinarias y a finales del mes cerca de un millón de escolares se encontraban participando en el movimiento al que se sumaron sus maestros y los alumnos de las principales universidades. Pletóricos de entusiasmo los adolescentes salieron a las calles a gritar sus consignas contra las injusticias de la privatización en las escuelas y con sus carteles llenos de críticas mordaces al gobierno: “El cobre por el cielo y la educación por el suelo”, “La educación es un derecho de todo$, no de poco$”, “Michelle, nos dejaste a la suerte del mercado”, “Bachelet rima con Pinochet”, “Si la educación es un negocio, el cliente siempre tiene la razón”, y muchas otras, todas llenas de ingenio.

Los muchachos cogieron sus mochilas y sus cobijas, se mudaron a los colegios y en grandes pendones anunciaban que estaban “en toma”. Las asambleas y las reuniones para planificar los pasos a seguir se convirtieron en el pan de cada día. En todas las actividades se pusieron en práctica métodos democráticos para la toma de decisiones, para asignar responsabilidades y para delegar la representación. El movimiento de los pingüinos echó mano de las herramientas tecnológicas a su alcance: creó una poderosa red para difundir información a través de blogs, foros y fotologs en Internet, y por celular coordinó paso a paso las tareas y la respuesta oportuna a las eventualidades.

La represión

El pueblo chileno rechazo indignado la represión contra los jóvenesEn un principio, el gobierno de la señora Michelle Bachelet trató infructuosamente de detener las protestas reprimiéndolas, pero el pueblo chileno, que desde el primer momento expresó su simpatía hacia el movimiento, rechazó con indignación el uso de la fuerza desplegada contra los adolescentes por el cuerpo de carabineros. Las detenciones se contaron por centenares y fueron muchos los chicos que resultaron heridos. La mandataria se vio obligada a remover a varios oficiales y carabineros implicados en los desmanes contra los escolares y su gobierno pasó del palo, el agua y los gases, al carameleo y los halagos.

Las negociaciones

Los pingüinos hicieron que la sociedad chilena volcara la mirada hacia la educación. Y a regañadientes, el gobierno de la señora Bachelet tuvo que sentarse a negociar con los estudiantes y hacer algunas concesiones, que si bien representan conquistas del movimiento, no constituyen cambios substanciales:

  • Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza, LOCE: el gobierno presentará un proyecto de reforma en el mes de julio e inició la conformación de un Consejo Asesor Presidencial de Educación compuesto por 74 personas entre especialistas, técnicos, maestros y estudiantes, quienes contarán con 12 cupos.
  • Prueba de Selección para la Universidad, PSU: ofreció que ésta no se cobrará a 155 mil estudiantes de los quintiles más pobres.
  • Transporte gratuito: en este tema el gobierno afirmó que su costo era tan grande que lo máximo que podía hacer era otorgar algunos subsidios, aunque anunció demagógicamente “pase escolar las 24 horas toda la semana”.
  • Alimentación: 200 mil nuevas raciones en el 2006 y 300 mil más en el 2007.
  • Infraestructura: reparaciones en 520 colegios, principalmente en baños y casinos y nuevo mobiliario para 1.200 colegios.
  • Subsidio familiar: incremento a partir del 2007.

 

Tras anunciar sus propuestas la señora Bachelet viajó a entrevistarse con Bush en los Estados Unidos, en cumplimiento del ritual que los mandatarios latinoamericanos están obligados a cumplir frente al imperio.

Los estudiantes no creen en el gobiernoLos escolares no estuvieron conformes con las propuestas. Para evitar que las reformas a la educación fueran manipuladas por el gobierno y sus demandas burladas, exigían que el Consejo Asesor estuviese compuesto mayoritariamente por estudiantes. Con relación al PSU y al transporte, siempre plantearon que fuesen gratuitos. Pese a ello, y considerando que tras un mes de duras jornadas el movimiento ya acusaba síntomas de agotamiento, el 9 de junio, los principales dirigentes de la ACES anunciaron que la asamblea de la organización había determinado suspender las tomas y levantar el paro. Sin embargo, fueron claros en expresar que se mantendrán vigilantes y no descartaron nuevas medidas de presión si así lo imponen las circunstancias.

Después de su importante papel en la lucha contra la dictadura, la que acaba de ocurrir es la más destacada irrupción de los estudiantes en la historia de Chile. Curiosamente sucedió antes de que se cumplieran los primeros 100 días de un gobierno que hace parte del boom de la llamada nueva izquierda latinoamericana, y obligó, tempranamente, a que los farsantes mostraran su verdadera faz. Después de salir con sus mejillas frescas a conminar al mundo, éste, para los pingüinos, ya no volverá a ser como antes.

Junio 10 de 2006


* Esta ley consagró la libertad para hacer de la educación un negocio, relegó a un segundo plano el derecho a la educación y propició la desigualdad entre los colegios públicos y privados en materia de calidad de la enseñanza, la cual queda sujeta a la capacidad de pago de las familias.