ReformaTributaria

  • Carta abierta a las centrales obreras

    Bogotá, 19 de noviembre de 2018

    Señores:

    Diógenes Orjuela, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia, CUT, y demás miembros del Comité Ejecutivo;
    Julio Roberto Gómez, presidente de la Confederación General del Trabajo, CGT, y demás miembros del Comité Ejecutivo;
    Luis Miguel Morantes, presidente de la Confederación de Trabajadores de Colombia, CTC, y demás miembros del Comité Ejecutivo;
    Trabajadores sindicalizados;

    Compañeros:

    El anuncio del gobierno de Iván Duque y de su ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, de extenderles el IVA a casi todos los productos de la canasta familiar ha provocado una oleada de indignación en amplios sectores de la sociedad colombiana. En ese sentido, se han manifestado académicos, columnistas de prensa, organizaciones sindicales y populares de toda índole. Es tan grave el atentado contra el bienestar de los colombianos que hasta los sectores más adictos al régimen tratan de negar su conformidad con esa medida, mientras que cada una de las facciones y partidos políticos oficiales u oficiosos busca cobrar con abultadas prebendas su voto favorable. Al mismo tiempo que la gente recibe semejante anuncio, conoce de los robos descarados de los recursos estatales a nivel central y regional y demás procedimientos dolosos de congresistas, ministros, magistrados y fiscales, quienes se adueñan de los dineros y se aprovechan de los cargos públicos con prisa y sin vergüenza. 

  • ¡A las calles contra el hambre! ¡No al IVA a la comida y a los nuevos impuestos a los asalariados y clases medias!

    Declaración del Comité Con Las Pensiones No y Salario Mínimo Digno

    El gobierno de Iván Duque le presentó al Congreso el pasado 31 de octubre un proyecto de reforma tributaria (“ley de financiamiento”), cuya columna vertebral es la imposición del IVA a los alimentos. Esta es la segunda reforma consecutiva centrada en ese tributo. En 2016, Santos subió la tarifa del IVA de 16 % al 19 % y, ahora, Duque busca extenderlo a los alimentos, que en su inmensa mayoría están exentos de este impuesto y solo una parte menor paga actualmente el 5 % o el 19 %. Así, a los cereales, el pan, los tubérculos y plátanos, las hortalizas, frutas y legumbres, las carnes y embutidos, los huevos y la leche, la panela y el azúcar, las harinas y las pastas, el café y el chocolate, aparte de las desmedidas alzas anuales, lo que se conoce como inflación, se les sumará, desde el 1 de enero de 2019, en la mayoría de los casos, un 18 % o 19 %. Entonces, si se aprueba tan nefasta reforma, la subida de los precios de los alimentos a partir del próximo 1 de enero estaría alrededor de 25 %. También tendrán este gravamen los libros, cuadernos y textos escolares, los periódicos y revistas, la recreación, los teléfonos celulares, entre otros. La carestía de la vida se hará insoportable, millones de familias serán presas del hambre. Ya la reforma de Santos había llevado a los hogares a reducir sus ya menguados gastos.