Encuentro Obrero y Popular para enfrentar las medidas contra los trabajadores

El próximo 20 de noviembre se llevará a cabo un Encuentro Obrero y Popular convocado por la Coordinadora Nacional, Sindical, Social y Popular y otros sectores sindicales y políticos, que tiene por objeto discutir las medidas que prepara el gobierno contra los trabajadores y el pueblo. Se trata de enfrentar la nueva intentona de imponer reformas retrógradas a las pensiones, al código laboral y para luchar por los derechos en materia de salud y de seguridad en el trabajo. Este encuentro busca la unidad de los más amplios sectores que batallen por estas reivindicaciones.  

Las reformas laborales ocurridas en Colombia desde la década de los noventa por exigencia de los organismos multilaterales (Ley 50 de 1990, leyes 789 y 797 de 2002, Acto Legislativo 01 de 2005, Ley 1607 de 2012, Decreto 1174, entre otras) han buscado adecuar las normas a las exigencias de los oligopolios de abaratar la mano de obra suprimiendo importantes conquistas de los trabajadores y generalizando la subcontratación, pues los grandes empresarios sostienen que la globalización impone eliminar la “rigidez” de la legislación laboral para reducir los costos. 

Los organismos multilaterales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Ocde, los centros de pensamiento y las asociaciones gremiales de los grandes empresarios vienen exigiendo modificar nuevamente la legislación laboral. En el reciente Congreso de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, en Cartagena, el presidente, Jaime Alberto Cabal, aseguró que es inaplazable una reforma que permita la contratación por horas, rebajar el salario mínimo e implementar otras medidas dizque para disminuir la alta informalidad laboral en el país. Agregó que se necesita una legislación que facilite y flexibilice la contratación.  También, manifestó que “mientras Colombia no acuerde un gran pacto social económico por el empleo entre diferentes actores, va a ser muy difícil volver a las tasas de desempleo de un solo dígito. Un pacto social con participación del Gobierno, Congreso, partidos políticos, gremios, centrales obreras y academia que incluya a jóvenes y sectores vulnerables se hace indispensable”.

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras, Anif, también se ha pronunciado al respecto. Señala que Colombia se ha caracterizado por tener problemas estructurales de altas tasas de desempleo e informalidad debido a los elevados costos de contratación, y que la afiliación y contribuciones a la seguridad social, los aportes parafiscales y el hecho de que el salario mínimo sea alto en comparación con la productividad, en especial para ciertas regiones, hacen que sea difícil la generación de empleo formal. 

Proponen desligar la seguridad social del contrato de trabajo y que patrones y trabajadores dejen de cotizar paulatinamente y que los recursos se recauden por medio de impuestos. Con desfachatez afirman que para el empleador las cotizaciones a salud se convierten en un costo que prefieren evitar, cuando lo cierto es que ese aporte patronal para salud, el Sena y bienestar familiar fue abolido desde la Ley 1607 de 2012 del gobierno de Santos.

Para acabar de ajustar, pretenden que se reglamente la contratación y cotización al sistema de seguridad social por horas, con el argumento de que un porcentaje de la población ocupada trabaja menos de 20 horas a la semana.

Además, para hacer demagogia con la desocupación juvenil, está cursando en el Congreso un proyecto de ley presentado por el uribismo para hacer aún más lesivo el contrato de aprendizaje, incluyendo a decenas de miles de jóvenes en las paupérrimas condiciones vigentes en este tipo de enganche laboral.  

Ante esta arremetida de los potentados para conculcar los derechos a la salud, a la pensión, a las prestaciones sociales y al salario mínimo, urge apoyar de manera decidida el Encuentro Obrero y Popular que se propone enfrentar estas reformas regresivas e impedir que los partidarios de la concertación y los apaciguadores sigan haciendo de las suyas tratando de quitarle vapor a la olla. Es imperioso fortalecer la influencia de los trabajadores y el pueblo en el discurrir de la vida nacional. 

Comentarios

Sé el primero en comentar este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.